ecao : corre

V Carrera de Navidad

Por Victor M. Varela
Desperté con el suave piar de alegres pajarillos... ¡en serio! Así suena el despertador que me ha regalado María por nuestro aniversario. Aún saboreando el curry de la cena de la noche anterior, quise activarme un poco con una rutina de flexiones (pocas) y varias asanas de Yoga.

Estaba citado con mis compañeros de club a las 8:30. La idea era acompañarles hasta Sevilla y seguir solo para el Parque de Los Principes. Finalmente cambiaron de opinión y decidieron tirar para Alcalá (a pesar de los barrizales) y no tuve mas remedio que seguir solo. Se me hizo corto llegar hasta el campo del Betis. Tras echar un trago y dar una vuelta en el Parque de Maria Luisa, crucé el puente y completé las 11 millas que tenía programadas rodeando un par de veces el de los Principes, donde ya se notaba el bullicio previo a la carrera a falta de una hora para la salida.



Esta carrera no competitiva tiene varios ingredientes que la hacen "especial". Uno de ellos es nos dieron una camiseta roja (talla XL) y un gorro de Papa Noel para correr. Otro es el elevado número de niños que participa, al ser una carrera corta (algo menos de 3K). Tambien vi algunos perros y este año participaban SS.MM. los Reyes Magos de Oriente.

Tratando de hacer tiempo me dediqué a caminar y estirar, dando vueltas. Me había quitado la camiseta empapada y con la roja y el polar encima conseguí no enfriarme. A falta de 20 minutos me fuí a la línea de salida, donde ya había mucha gente. Me saludó Fernando Gomez Mancha (el escritor de "El cuerpo desobediente") que entre sus méritos acumula no sólo sus habilidades literarias, sino también los de buen corredor y mejor persona. Quedó entre los primeros, como no podía ser de otra forma.



Faltaban pocos minutos para la salida y me anudé la camiseta mojada y el polar a la cintura (no tenía donde ponerlos). Y llegó el momento. A pesar de la salida desordenada porque la multitud (unos 500) taponó la salida del parque, al poco tiempo ya estaba corriendo por las anchas avenidas de Triana. Como es lógico, fueron muchos los que se percataron de las chanclas, pero siempre desde el buen humor y/o la sorpresa. Fuí sorteando gente (y animando a algunos, sobre todo a los mas pequeños) y aumentando el ritmo hasta donde pude. Incluso adelanté a Melchor, el mejor de los Reyes Magos... ;-) Casi vaciado, aguanté hasta el final. Cuando paré el reloj me pareció increible (11:58! vamos, un Test de Cooper!)

En meta, me dieron una barrita con bayas goji (que me comí sin miramientos), un botellin de agua (que bebí poco a poco) y una lata de acuarius (que tire al contenedor por la mitad). Coincidí otra vez con Fernando justo en el momento en que fué agraciado con un libro en el sorteo de después de carrera (al final sí que se llevó un premio por su carrera!). Los dos estábamos contentos con la carrera. A eso de las 12:00, cogí el metro de vuelta a casa, un poco avergonzado por el olor a sudor, pero satisfecho.

con las chanclas de Silvia y mi pantalon corto de lino

Etiquetas: , ,


Suscríbete: rss | email | endomondo | +