ecao : corre

Correr descalzo

Por Victor M. Varela


Correr sin zapatillas era algo que hasta hace poco parecía reservado para la playa. Sin embargo, en los últimos años se esta hablando mucho de los beneficios que aporta.

Mejora la circulación: Entrenar descalzo puede prevenir problemas circulatorios como la trombosis o las varices, ya que puede reducir la acumulación de sangre en la parte inferior de las piernas y favorece el retorno de la misma por las venas. En otras palabras, mejora el flujo desde los pies al corazón a través de los músculos de las piernas, sin oponer la resistencia que con frecuencia se produce al encontrarse los pies aprisionados dentro los zapatos.

Mejora el equilibrio: Al preservar la sensibilidad propioceptiva. Las sensaciones mejoran el equilibrio en movimiento, lo que explica que muchos gimnastas, bailarines y practicantes de artes marciales prefieran ir descalzos.

Fortalece los pies: Los zapatos protegen los pies tanto que provocan debilidad en ciertos músculos por falta de uso. Y pensándolo bien ¿qué clase de trabajo pueden realizar las pantorrillas y los muslos si los pies, que son los que transmiten finalmente la fuerza al suelo no estan desarrollados? Correr descalzo te obliga a aterrizar sobre la parte media del pie, aumentando el trabajo de las zonas blandas de apoyo, incrementando su fuerza y reduciendo el riesgo de lesión (Yessis, 2000)..

Previene lesiones: Hacer ejercicios de agilidad descalzos disminuye el riesgo de esguinces de tobillo y lesiones crónicas, como la fascitis plantar, debido a la mayor conciencia (de la posición) y con el tiempo, al fortalecimiento de los músculos del pie y los ligamentos del tobillo. Por otro lado, el uso de zapatos en este tipo de ejercicios, tales como una parada rápida y los movimientos laterales, aumenta el riesgo de esguinces debido a que los zapatos impiden a los corredores tomar conciencia de la posición del pie.

Aumenta la flexibilidad: Cuando estamos calzados, los pies están restringidos a los límites de la flexibilidad de los zapatos. Con los pies descalzos, se puede trabajar una gama más completa de movimientos.

Mejora la postura al correr: Al correr descalzo sobre superficies duras, el corredor compensa la falta de amortiguación flexionando la planta del pie en contacto para suavizar el aterrizaje (Fredericks, 1986). Los estudios han mostrado reducciones significativas de las lesiones agudas y crónicas en corredores descalzos, asi como un mejor rendimiento en la zancada por la corrección mecánica que supone aterrizar sobre las puntas de los pies y no sobre el talón y, en consecuencia, reducir el tiempo de contacto con el suelo.


Nota: En la foto superior (gracias María) el que intenta empezar a correr descalzo soy yo (el más alto), no el cuadrúpedo que se cruza (TuX)

Etiquetas:


Suscríbete: rss | email | endomondo | +